jueves, 8 de enero de 2009

La Melonada

















Tenían fiesta en su casa y su novia se había empeñado en hacer una melonada, así que ahí estaba: en el pasillo del supermercado, con un par de botellas de ron en una cesta y delante del mueble de la fruta observando impasible. Lo había visto hacer muchas veces y se vió capaz de ello, así que extendió una mano y empezó a examinar las voluminosas frutas para elegir la mejor de ellas.

A su lado había una mujer que alzaba el melón, como tanteando el peso, y luego fruncía el ceño devolviéndolo al estante, así que él se limitó a repetir tal operación. Cogió otro melón, lo toqueteó comprobando la dureza, lo olisqueaba y luego lo elevaba para calcular el peso para después devolverlo una vez más.

Pronto cayó en que esa actuación resultaba infructuosa, porque no tenía ni puñetera idea de qué tipo de tacto y peso tenía que tener un melón en buen estado, fresco y apetecible. ¿Turgente y blandito o duro como una piedra?

Así que preguntó.

Con las instrucciones adecuadas volvió a repetir el tanteo y toqueteo unas 20 veces, una por cada melón que había en el estante con la frustración de que ninguno terminaba de convencerle. Pero no desesperó, porque la luz al final del túnel estaba justo en el estante de en frente, al otro lado del pasillo...
¡Qué buena pinta tenían todos! ¡Y qué grandes! Mucho más apetecibles que todos los que había en el estante que estaba examinando, de modo que cruzó el pasillo, volvió a toquetear y tantear otras 20 veces y 10 minutos después consiguió su objetivo.

Al fin había dado con su candidato idoneo. Aquello parecía el más perfecto de los melones. El rey.

Así que, lleno de orgullo y satisfacción, se dirigió a la caja a pagar y posteriormente a su casa portando su trofeo en las manos mientras silbaba. Al entrar en casa no pudo evitar gritar canturreando:
-¡Cariño! Yaaa estoy en caasaa-

-Ven a la cocina, estoy aquí-

-Voy... ¡Hola! ¡Mira lo que tengo por aquí!

-Cielo, estooo... ¿Por qué coño has traído una SANDÍA?-





P.D. : DEDICADO A TODOS LOS QUE SIEMPRE LA CAGAMOS HACIENDO LA COMPRA.


Y hablando de melones, ojo a lo que me ha regalado mi tío Jordi:















Genial. Al fin he comprobado que es verdad eso que dicen de que "el café matutino sabe mejor en una taza con tetas".

9 comentarios:

Anónimo dijo...

xDDDDDDDDDDDD

grande la taza... la verdad que es bastante fina, cuando lo leí io me esperaba una de esas tazas que son sólo tetas... xDDDd

oieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

vamos el vierneeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeees


FRIT

V dijo...

tetaza.....

llevo 5 minutos riéndome con eso...xDDDDDD

Yo hago la compra debuti la verdad, te tendré que llevar al carrefour a darte un par de clases.

Sieghild Erzherzogin von Zeppelin dijo...

Dani es experto en melones, sabe elegirlos muy bien porque fue frutero (por si necesitas consejo y V está ocupada)

Dani dijo...

Si.Soy un experto en melones.
Siempre elijo los mejores.
Y ahora mismo me muerdo la lengua para no hacer una gracia fácil.

Anónimo dijo...

¿Dónde te la han comprado? ¡Quiero una!

Ba dijo...

Jajajajaja, esto me ha recordado que tienes que probar el calipaquito, o bueno, desde que cerraron el sitio donde triunfaba, los experimentos que hacemos en mi casa en los botellones xD

Las tazas, verás como un día se te caen de tanto mirarlas y cogerlas por el lado no indicado

Isaac Sacristan dijo...

teTAZA

xD

me parto

Nerea dijo...

Creo que hay tazas de este estilo en las que puedes beber por los pezones.
Tienes que amorrarte cual niño pequeño y revivir tu infancia.

PD: Acabo de descubrir que no me gusta la palabra "pezones"...
en singular aún, "pezón", pero en plural ahgs!

P. dijo...

teta que mano no cubre...