lunes, 28 de septiembre de 2009

CÁMARAS EN LOS CONCIERTOS...

Creo que no existe cosa que me joda más, Sandra Bullock al margen, que las cámaras en los conciertos.



Digamos que mido 1,72 y soy, por lo tanto, una anormalidad. La gente normal mide entre 1,75 y 1,82. Eso ya es todo un handicap para la comodidad en una sala llena. La gente suele ser más alta que yo, lo tengo más que asumido. Pero ya si encima se tiran dos horas con los brazos y la cámara en alto, se convierten todos en una especie de "faunos" de metro noventa y pico que lo único que hacen es joder.


Realmente me parecen idiotas. Y no porque me molesten a mí y demás liliputienses que amamos la música. Me parecen idiotas, porque en vez de estar atendiendo y disfrutando del espectáculo, se dedican a mirar durante horas a través de las minúsculas pantallas de sus cámaras y destinan toda su concentración y esfuerzo en hacer unos videos y unas fotos que van a ser una mierda.

-Es que lo hacemos para tener un buen recuerdo.

Así es como se defienden. Valiente gilipollez. ¿Un buen recuerdo? Supongo que cuando estos sujetos salgan por la noche, liguen, y se lleven a una chica a su casa, despertarán a su compañero de piso y le dirán:

-Oye tío, que me he traído a una chica a casa, ¿te importaría tirártela mientras yo lo grabo todo en video y saco fotos? Anda, hazme ese favor, es para tener un buen recuerdo.

Me recuerdan a esos grupos de turistas japoneses que son capaces de entrar en la Capilla Sixtina y de circular a toda velocidad mirando siempre de frente mientras apuntan al techo con sus videocámaras y graban la obra de Miguel Ángel.


Queridos aspirantes a fotógrafos con cámaras digitales de mierda:

En Risiblog os proponemos que os las folléis vosotros y disfrutéis de los conciertos, ese recuerdo vale mil veces más, mendrugos.

Y además, luego podéis entrar en Google y ver fotos hechas por profesionales. Ahí sí que hay buenos recuerdos como...



ó...



-Pero si esa es Shannyn Sossamon, ¡nunca me he acostado con ella! Y el concierto al que fuí no era de los Rolling Stones...


Ya, ¿pero a que tu recuerdo del concierto de SKA-P en aquellas fiestas de Hortaleza en las que te tiraste a una tía borracha y con acné detrás de unos matorrales ha mejorado con dos simples fotografías?

Lo dicho, Google es todo ventajas.

11 comentarios:

dawson_mg dijo...

Amén.

Yo mido 1,69.

eulez dijo...

Amen ++

Y eso que el menda casi llega al 1,90.

Zalo dijo...

Interesante tema el del turismo de pantalla, otra mala consecuencia de la era digital.

Lo de los conciertos no tiene nombre, bueno, quizá "auténtica gilipollez". Ya ves tú, una foto a tomar por culo en la que no se vé una mierda, solo para poder decir: "si tio, estuve en el concierto de TOOL, esos destellos de luz verde son Maynard y compañía".

Asco de gente.

PD: yo ando en el 1,80 y pico. No me quejo.

Littleleti dijo...

...


Yo soy de las que hace fotos en los conciertos.

Quico dijo...

Leti, define "soy de las que hace fotos"

Hacer alguna que otra foto me parece estupendo. En este post me meto con la gente que se tira TODO el concierto haciendo fotos, y tú no eres de esas, ¿verdad?

Littleleti dijo...

...

tuturu...

Pero a mí me quedan mu bonicas!

jajajaja

Hola, me llamo leti y soy de las que hace fotos en los conciertos, sí...

Pero bueno, también es cierto que respeto las grandes canciones y que los pogos son sagrados, si hay que saltar que le den por saco a las fotos!! Así que creo que mi diagnóstico, al menos, sólo es leve..

P.D: y de hacer videos, paso, eh?? xDDD

Nerea dijo...

Yo soy muy bajita, dejemoslo ahí... y lo de hacer fotos, pocas veces la verdad. Precisamente a causa de mi altura siempre salen cabezas en vez de artístas.
Además, hacer fotos en conciertos moviditos estresa y es muy difícil que alguna quede bien.

Anónimo dijo...

Gracias por utilizar 'mendrugos'.

Chocolat Soul dijo...

Cuando tienes razón, la tienes. Amen por lo dicho en la entrada. :)

Aitana dijo...

Yo mido 1.61 y peso 47 kilos, esto es no sólo no veo un carajo sino que además con un simple roce me mandan al otro lado de la sala, si hay espacio, o me quedo apachurrada. Así que sólo voy a conciertos donde sé que puedo ver y escuchar perfctamente, como en la sala Joy Eslava, que tiene un primer piso maravilloso donde me pongo en primera fila centradísima con mi cervecita en mano y veo todo divinamente y se escucha mejor.
He dicho.

Quico dijo...

sí señora, Joy Eslava es una sala genial, y de sonido un 10!